Adriana Bustos analiza en este proyecto aspectos vinculados al tráfico de esclavos llevado a cabo a través del océano Atlántico, entre los siglos XVI y XIX, lo que supuso el mayor movimiento migratorio forzado de la historia y que afectó, tanto cuantitativamente como cualitativamente, a tres continentes.

Este hecho fue el factor básico para el crecimiento y el desarrollo del capitalismo en Europa, basado en la plantación esclavista, como modelo económico de gran parte del continente americano.

En este trabajo vemos consideraciones relativas a la explotación, a la censura, al sometimiento, a la prohibición y a la anulación de la población negra en el continente americano.

Desde su proyecto Antropología de la Mula, iniciado en 2007, la artista revisa la producción mular como actividad de máxima prosperidad en la Córdoba del siglo XVII y su desempeño por esclavos procedentes del África subsahariana. En ese momento la raza negra suponía un sesenta por ciento de la población total de la ciudad de Córdoba en contraste con la casi inexistencia actual en el país argentino. Adriana Bustos evidencia la exclusión del “negro” del relato de nación y de su ideario identitario, por medio de mecanismos de invisibilización, favorecido por el racismo historiográfico, la preferencia constitucional por lo europeo, la manipulación de los censos y los relatos, que derivan en su no reconocimiento.

Susana González